Noche de presentación en +Bernat


Gran éxito de convocatoria en la presentación de Aire de Dylan.
La librería se llenó como en sus mejores noches y disfrutamos de la presencia de escritores como Juan Marsé y Joan de Sagarra.
Gracias Enrique por la fantástica presentación y por supuesto por Aire de Dylan, esa obra en la que nuestra querida librería quedará inmortalizada para siempre!

2 comentarios:

  1. os acabo de ver en pantalla salpicada de interruptores del tall britànic, ayer vine, no vi, no oí y, me fuí pero el mecanismocomunicador no iba, de modo que, en diferido os he visto i oido y he pasado un buen rato sobre todo con nuestro nuevo y ilustre vecino que está convirtiendo a la Bernat en un antes y un despúes, ya se verá con el tiempo cual de ellas más o menos Bernat!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Os escribo para deciros que es maravilloso que con los tiempos que vivimos, con la crisis y con el poco hincapié que se hace en España en la Cultura y la Educación, es fabuloso y devuelve la fe en el futuro encontrar gente como vosotros, que apostáis por la humanidad, pues eso son en definitiva las letras. Yo tengo dos hijos, de dos y cuatro años, y cuando nació la segunda, aquí perdida en un pueblecito de la alcarria, me preocupé por que pudiesen seguir con la tendencia impresa en esta nueva generación (parezco vieja eligiendo estas palabras, y resulta que tengo 32 años) en la que muchos renuncian a leer, e incluso a escribir con todas las letras, hasta el punto que me pregunto si se acordarán de que la "k" es de las letras menos usadas en nuestro diccionario. A lo que iba, resulta que en un ataque de absoluta rebeldía y quizá, de absoluta ingenuidad, decidí que mis hijos sí leerían, si no tanto como yo, o lo mismo que yo, al menos tendrían un pedacito de su corazón consagrado al respeto por las letras. ¿Y cómo forzarlos sin que constituya un delito? ¿Sin incurrir en ser pesada, y sospechando que el que me vean siempre con un libro en el bolso no será suficiente? Decidí que sería a través de la curiosidad, la cualidad humana que nos ha hecho evolucionar. Así que abrí el portátil y empecé a escribir un libro para ellos. La verdad, no sabía en qué jardín me estaba metiendo hasta que ya fue demasiado tarde, tengo que admitir que nunca imaginé que sería tan difícil y que implicaría tanto esfuerzo. Pero el otro día, en el segundo cumpleaños de mi segunda hija, llevé mi manuscrito al Registro, y me sentí como cuando fui al hospital a dar a luz (bueno, había bastante menos gente mirando). Mi alegría y orgullo (sí, me sentía tan orgullosa...) se truncó un poco al fijarme en la estantería que tenía la funcionaria detrás, con todas las obras que otros habían registrado. Mi novela era tan grande como toda la estantería junta de una capital de provincia. Y me dio la sensación de que todo era inútil, que yo me empeñaba en nadar contra corriente, y acordándome de que la gran mayoría de los salmones que hacen eso terminan devorados por osos grizzly. Si nadie escribe ya, si no hay escritores (o son pocos) los que se animan, los lectores nos quedamos sin nuestra materia prima imprescindible. Así que de un humor un tanto funesto y con sentimientos encontrados, pongo la tele al llegar a casa y... os veo. Me hicísteis sentir acompañada en esta lucha, embargada por la gratitud de vuestro apoyo, esfuerzo y vuestra apuesta por lo que yo considero tan importante... para mis hijos, para todos lo hijos. Así que he buscado vuestra página, me he alegrado infinitamente de que ofrezcáis la opción de escribiros y espero, con estas palabras, sea capaz de transmitiros todo mi cariño y todo mi reconocimiento a vuestro trabajo/pasión. Prometo que un día os visitaré, aunque solo sea para decir: Yo estuve en +BERNAT!!!!!

    ResponderEliminar