Artículo Dolce City lunes 10.10.2011

En este polivalente espacio del Eixample más septentrional uno puede desde comprar un libro hasta tomar la merienda, pasando por asistir a un taller de escritura juvenil o a un concierto de jazz.

Paseando sin rumbo claro por la zona cerca de Francesc Macià llamó mi atención + Bernat, una librería que, en realidad, es mucho más que eso. Aunque el negocio empezó hace más de tres décadas con la venta de libros fue el año pasado que vivió una profunda transformación: se dobló el espacio disponible y se apostó por un concepto mucho más polivalente y dinámico, incorporando un espacio de café y potenciando la agenda de actividades.

Yo no conocía la tienda hasta hace bien poco y no sé apreciar el “antes” y el “después” de la reforma pero no hay duda de que con + Bernat han logrado un espacio fantástico para el consumo de cultura. El interiorismo cálido y agradable, en tonos claros y neutros, invita a entrar y quedarse en alguna de sus mesas descubriendo novedades literarias o tomarse un delicioso tentempié en la zona del bar que da a la entrada. A mí me resulta un oasis ideal para hacer un break tras una maratoniana jornada de trabajo y donde poder coger perspectiva de las rutinas del día a día.

Yo eché un vistazo rápido y rápidamente me sedujo no solo por su oferta, sino por el ambiente que se respiraba. Había una inusual calidez en el trato entre dependientes y clientes, una cercanía propia de las pequeñas tiendas de barrio pero en un escenario que haría palidecer a más de un negocio del Born, lo que representaba todo un plus para un proyecto de estas características. Porque en unos tiempos en los que los libros se presentan ya en formato digital, las librerías deben replantear su función y erigirse como centros culturales activos más allá de limitarse a la simple venta de títulos. Y + Bernat, sin duda, lo consigue.

En DolceCity Barcelona: + Bernat