Antes y después

¡¡¡Una lástima!!!
Pero perdimos la ocasión de fotografiar las antiguas cabinas del sex shop, aunque sí que guardamos un par de carteles, y algún espejo... ¡¡Ya veremos qué hacemos con ello!! Sabed que por primera vez la cultura ha desbancado al negocio del sexo!!
Esto es lo que quedó del local antes de empezar las obras
La pared del fondo se derriba creando un nuevo espacio que conecta directamente con la original Librería Bernat.

Alguien nos contó que colgar periódicos del techo e invadir el ambiente durante una tarde con algunos elementos propios, auguraba un buen futuro... ¡¡Y eso fue exactamente lo que hicimos!!

Y después de dos meses de obras...